X Aniversario de CAFTA

Discurso de la Embajadora Laura F. Dogu
Managua, 19 de abril del 2016

Gracias por la oportunidad de dirigirme a ustedes el día de hoy.

Me complace que podamos tener esta conversación sobre el décimo aniversario del CAFTA.

Durante una visita al Puerto de Miami, la semana pasada, tuve la oportunidad de ver muchos barcos cargando contenedores con productos que se comercian entre los Estados Unidos y Nicaragua.

Mientras me encontraba en el muelle, recordé que, en un inicio, cuando se estaba negociando y sometiendo a consideración el CAFTA, hubieron muchas dudas acerca de sus beneficios tanto en los Estados Unidos como en Nicaragua

Sin embargo, 10 años después, vi personalmente el flujo de productos y creo que muchos consideran que el CAFTA ha sido un éxito para los pueblos de los Estados Unidos y Nicaragua.

En particular, el CAFTA ha sido un éxito en la generación de comercio, inversión y empleos en ambos países. El principal objetivo de un acuerdo comercial es facilitar el comercio.

De acuerdo con estadísticas de los Estados Unidos, las exportaciones de Nicaragua pasaron de 1.2 mil millones de dólares en 2005, a 3.2  mil millones de dólares en 2015.

Es decir que aumentaron en un 170 por ciento. Al mismo tiempo, las importaciones de Nicaragua desde los Estados Unidos incrementaron el 100 por ciento, pasando de 625 millones de dólares en 2005, a 1.2 mil millones de dólares en 2015.

Desde cualquier perspectiva, el acuerdo logró su principal objetivo. Un acuerdo comercial también mejora el clima de inversión, por lo que se espera que atraiga mucha más.

En 2005, Nicaragua atrajo aproximadamente 241 millones de dólares en inversión extranjera directa. El año pasado, el Banco Central estimó que Nicaragua recibió casi 1.2 mil millones de dólares en inversión extranjera directa. Esto representa un incremento impresionante.

La seguridad ciudadana de Nicaragua, los bajos costos laborales y el diálogo entre el sector privado y el gobierno son citados, con frecuencia, como razones para invertir en Nicaragua.

Por otro lado, siempre que me reúno con compañías estadounidenses que están pensando en invertir en Nicaragua. Mencionan tres motivos de peso para no hacerlo:

1)  El frágil estado de derecho a causa de instituciones débiles,

2)  prácticas aduaneras impredecibles

3)  y una limitada protección de los derechos de propiedad.

Exhortamos a Nicaragua a abordar estos desafíos con el fin de propiciar un mejor clima de inversión y hacer negocios, lo cual, al final, generará más oportunidades económicas para el pueblo nicaragüense.

Los tratados comerciales también contribuyen a elevar los estándares laborales y medioambientales para beneficio tanto de los trabajadores, como de las comunidades locales en toda la región.

El Programa Medioambiental de CAFTA ha invertido casi 85 millones de dólares, desde su inicio, para apoyar un crecimiento económico en Centroamérica con responsabilidad ambiental y social.

Las empresas participantes se han vuelto más eficientes, más sostenibles y desde luego, más rentables. Por supuesto, el comercio, la inversión y el desarrollo sostenible no son la meta final – es más bien la prosperidad de los ciudadanos de ambos países. Una meta de gran impacto es la generación de empleos.

El Departamento de Comercio de los Estados Unidos estima que más de 5,000 empleos en los Estados Unidos han sido generados por las exportaciones estadounidenses a Nicaragua.

Además, AmCham estima que más de 300,000 nicaragüenses tienen empleos a causa de la inversion estadounidense que se desarrolla aquí. ¡Eso es más del 10 por ciento de la Fuerza laboral de Nicaragua!

Permítanme compartir algunos ejemplos de cómo el CAFTA ha marcado la diferencia, de manera específica, entre el antes y el después para los nicaragüenses y estadounidenses

Hace 5 años, Carolina Pastora de Gammans, cumplió su sueño de crear junto a su familia, Industrias Carphil, una fábrica industrial de alimentos dedicada a la elaboración de Rollitos y Galletas Wafer.

Carolina tenia el objetivo de fabricar productos de calidad internacional, que contaran con marcas, diseños y empaques originales para competir con empresas a nivel mundial. La empresa inició con 10 colaboradores y hoy ha ampliado su fuerza laboral a 50 personas.

En diciembre del 2015, con un monto inicial de $32,500 dólares, ya comenzó a exportar a Estados Unidos a la cadena de supermercados Siesta ubicados en Florida y Texas.

También, en enero de 2016, Carphil se convirtió en la primera planta de alimentos procesados de Nicaragua que obtuvo la certificación ISSO 22 mil. ¡Felicidades!

Como es de su conocimiento, el sector de la construcción creció más del 25 por ciento el año pasado. Teniendo en cuenta este crecimiento, funcionarios de la Embajada, recientemente ayudaron a la firma nicaragüense, John Head, a comprar aproximadamente 350,000 dólares en productos especializados de dos compañías estadounidenses, la Ellis Formwork Manufacturing de Oklahoma, y la Wacker Neuson de Wisconsin.

Estos productos serán utilizados en edificios en Nicaragua. Este tipo de comercio creará empleos en los Estados Unidos y en Nicaragua.

De igual manera, los restaurantes estadounidenses son muy apreciados en Nicaragua no sólo por la calidad de su comida, sino por la calidad de los empleos que ofrecen. Además de las franquicias muy conocidas, que ya tienen presencia en Nicaragua, estamos trabajando para traer más franquicias estadounidenses al país.

Este es el caso de la empresa Delipollo, propietaria de los Restaurantes Tip-Top y el Guapollon, que compra todos sus equipos en Estados Unidos. Proximamente estará abriendo restaurantes de la franquicia Estadounidense Carl Junior.

Nicaragua es reconocida por sus productos agrícolas. Burke Agro se estableció en 2007 para desarrollar cadenas de valor orgánicas a  fin de aumentar el acceso a mercados internacionales para pequeños productores nicaragüenses.

Para lograr esto, Burke Agro ha invertido casi dos millones de dólares para establecer instalaciones de facilitación en Nicaragua. Tambien para capacitar a los pequeños productores y da empleo a más de 200 nicaragüenses para agregar valor a la calidad de los productos naturales cultivados en más de 450 pequeñas fincas.

Burke Agro es el único exportador nicaragüense de frutas orgánicas procesadas. Como resultado de su éxito, tiene previsto expandir sus operaciones en Nicaragua. Esperamos que esto suceda. Felicitaciones a Burke Agro, a Pro Nicaragua y a todos los que han hecho esto posible.

Nos encontramos en la mitad del proceso de implementación del CAFTA. Las tarifas continuarán reduciéndose, inclusive en productos sensitivos para los productores, e importantes para los consumidores nicaragüenses.  Estados Unidos continuará cumpliendo el acuerdo que entró en vigencia hace 10 años. No hay sorpresas ni cambios.

La pregunta más importate es – ¿cuáles son los próximos pasos que debe dar Nicaragua para incrementar la prosperidad del pueblo nicaragüense? El CAFTA no es el final, sino el inicio de una integración aún más amplia en la economía mundial. En ese sentido si CAFTA es el acuerdo de hoy, el TPP es el acuerdo del futuro.

Nos complace que el gobierno de Nicaragua haya iniciado conversaciones con empresas, sindicatos y la sociedad civil acerca de la posibilidad de integrarse al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP).

La exitosa culminación del TPP es un paso fundamental hacia el fortalecimiento de nuestra seguridad económica y la profundización de la relación estratégica de los Estados Unidos con la región del pacífico asiático.  Es un acuerdo de alto nivel que representa el 40 por ciento del PIB mundial.

El TPP  reduce las tarifas de manera significativa, proporciona la mejor protección al medioambiente, ayuda a las pequeñas empresas; prioriza la buena gobernabilidad, promueve el desarrollo sostenible y vela por las mejores condiciones laborales. Pero ¿qué significa esto para Nicaragua?

En primer lugar, el TPP debe ser ratificado y puesto en vigencia por los miembros existentes. La administración del Presidente Obama continuará realizando consultas muy estrechas con el Congreso sobre el calendario previsto para que el Congreso analice este importante acuerdo.

Una vez que el acuerdo entre en vigencia los miembros del TPP dejarán abierta la posibilidad de ampliar su membresía a más países. Exhortamos a los países centroamericanos que comparten esta visión a que se preparen de manera colectiva para una potencial integración al TPP.

El Sistema de Integración Económica a través de su Secretaría, deberá jugar un papel importante en este proceso. El texto del TPP es público. Nicaragua y otros potenciales miembros del TPP pueden conocer los estándares que deben cumplir para demostrar que están preparados para formar parte del acuerdo comercial.

Es demasiado pronto para conocer el impacto que tendrá el TPP. El capítulo de Textiles y Vestuario del TPP refleja cuidadosas consideraciones de la relación comercial de los Estados Unidos con sus actuales socios.

Lo anterior es un reflejo de nuestro gran interés de respaldar la actividad económica de estos países. De manera que, la vasta mayoría de productos de vestuario y textiles que nuestros socios del CAFTA exportan a los Estados Unidos continuará gozando – por una década o más – de una ventaja significativa de tarifa exonerada de impuesto.

Además de abrir mercados, como el posible avance más allá del CAFTA, integrándose al TPP, exhortamos al pueblo nicaragüense a considerar otras medidas que podrían incrementar la prosperidad sin necesidad de un tratado.

En particular, Nicaragua debería considerar cómo sacar el mayor provecho a los beneficios existentes – específicamente el CAFTA y su cercanía geográfica con los Estados Unidos. Nicaragua no necesita esperar años para dar estos pasos positivos en estos temas.

Los resultados de un estudio realizado por el COSEP son un buen punto de partida. Los encuestados expresaron una significativa preocupación por el Servicio de Aduanas, lo cual sugiere una manera en la que Nicaragua se podría beneficiar más de su cercanía geográfica con los Estados Unidos.

Debilidades en capital humano fueron también una preocupación importante. Los encuestados Destacaron la necesidad de más enseñanza del idioma inglés y más educación técnica vocacional en Nicaragua.

El apoyo a los emprendedores para salir del sector informal de la economía y las persistentes debilidades en materia de estado de derecho fueron también resultados claves. Permítanme enfocarme un poco en el tema de las Aduanas.

Acabo de estar en el Puerto de Miami para observar las operaciones en uno de los puertos más grandes de los Estados Unidos y uno de los más importantes para Nicaragua. Lo que más me impresionó de sus operaciones fue el balance que mantienen entre la seguridad y la facilitación del comercio. Por muchos años, los países centroamericanos han hablado de cómo incrementar el comercio.

Sin embargo, no han podido balancear la actividad comercial con la seguridad. Esto ha ocasionado grandes demoras en las fronteras y complicado la situación para los negocios, sin impacto considerable en la seguridad. Estas demoras incrementan los costos para las empresas y para los consumidores y reducen la productividad. Esto es desafortunado para el pueblo de Nicaragua puesto que reduce sus oportunidades económicas.

Si Nicaragua y Centroamérica desean ser competitivos, entonces los animo a pensar en cómo aprovechar una cosa que nunca cambiará: su cercanía geográfica con los Estados Unidos.

Finalmente, me gustaría que dirijan su atención hacia el futuro. Todos vivimos en un mundo que cambia con rapidez. Estamos viviendo la Cuarta Revolución Industrial, con tecnología que, dentro de los próximos diez años, cambiará la economía mundial y nuestras propias vidas.

Al igual que en revoluciones anteriores, habrá ganadores y perdedores. Los drones y vehículos no tripulados están empezando a hacer entregas de productos elaborados por robots o por impresoras 3D. En vez de comprar los productos en tiendas, vamos a ordenarlos via internet.

¿Cómo impactarán estos cambios en los fabricantes, distribuidores, almacenes y vendedores de ropa y zapatos?

¿Qué pasará con las viejas industrias si ya no necesitaremos fábricas de ropa porque estamos imprimiendo nuestra ropa y zapatos utilizando una impresora 3D en casa?

Estas son preguntas que los gobiernos y las personas se están haciendo alrededor del mundo. De hecho, en este momento, la peor respuesta seria ignorar los cambios que se están dando.

Es importante que los nicaraguenses piensen en cómo la tecnología está cambiando al mundo y al mercado mundial. También en cómo construir una sociedad que pueda competir en el mundo del futuro. En su reciente libro, “Industrias del Futuro,” Alec Ross, un experto líder en innovación, formuló la siguiente pregunta: “¿Qué impulsa el crecimiento en las ciudades líderes del mundo?”

Concluyó que, “comparten una cultura común de apertura… las ciudades que están avanzando en la economía mundial son aquellas que están más abiertas al mundo exterior”.

Su conclusión fue que las ciudades y países que facilitan la comunicación, la participación y el intercambio de información son más fuertes y más sostenibles. Independientemente de las decisiones que tome Nicaragua, otros países están avanzando y posicionándose de cara al futuro.

Nicaragua no se quedará rezagada, si se implementan las políticas y decisiones  óptimas. En el mundo globalizado e interconectado de hoy, ningún país puede esperar enfrentar los desafíos de la pobreza, enfermedades, cambios ambientales, desarrollo económico, cambios sociales y seguridad por sí solo. Ni los Estados Unidos, ni Nicaragua lo pueden hacer. Pero unidos, podemos enfrentar y superar estos retos.

La Embajada de los Estados Unidos en Nicaragua continuará promoviendo una Nicaragua próspera, segura y democrática que sea un actor integrado y constructivo a nivel bilateral, regional y mundial.

En conclusión, agradezco la oportunidad de dirigirme a ustedes.  Creo que el CAFTA ha sido un éxito para los Estados Unidos y Nicaragua.

Y creo que todavía hay mucho por hacer para alcanzar las metas de Nicaragua. Algunas acciones son externas, como el TPP. Otras son de carácter interno y dependen de Nicaragua.

Tenemos un impresionante panel que compartirá con nosotros sus puntos de vista sobre este importante tema.

Espero con interés poder aprender más acerca de la perspectiva nicaragüense del CAFTA, en este décimo aniversario de la entrada en vigencia del tratado y acerca de lo que el futuro tiene deparado para Nicaragua.

Gracias.