Construcción de una Comunidad Más Fuerte en las Américas

Discurso de la Embajadora Laura F. Dogu
11 de febrero del 2016

Buenas noches.

Es un privilegio para mí dirigir estas palabras esta noche. Profeso un profundo respeto por el trabajo que ustedes y 35,000 clubes similares al de ustedes realizan en todo el mundo. El enfoque de los Rotarios de “servir por encima de uno mismo” nos da un perfecto ejemplo de cómo vivir nuestras vidas, siempre recordando que formamos parte de una familia, de una nación, algo que es más grande que nosotros mismos.

Es un valioso recordatorio de la importancia de la comunidad para enfrentar los problemas colectivos. He servido como Embajadora de los Estados Unidos en Nicaragua por 5 meses hasta ahora.  Durante estos meses, he tenido la oportunidad de viajar de Estelí a Rivas, de León a Bluefields. En todos mis viajes y reuniones con ciudadanos nicaragüenses y estadounidenses me han impresionado los muchos vínculos compartidos entre los Estados Unidos y Nicaragua.  Muchos nicaragüenses tienen familiares que viven y trabajan en los Estados Unidos.

Con más y más frecuencia, turistas estadounidenses están visitando los bellos lagos, volcanes y playas de Nicaragua, a la vez que muchas empresas estadounidenses están invirtiendo y generando empleos aquí. Educadores y misioneros de los Estados Unidos están contribuyendo a crear una fuerza laboral más preparada para esos nuevos empleos. Profesionales médicos estadounidenses están proporcionando atención médica.

Compartimos lazos económicos, familiares,  y sociales que prevalecen ante las generaciones, la geografía y las personas. Sobre la base de estos vínculos compartidos, la Embajada de los Estados Unidos está trabajando como socio apoyando a un país más próspero, seguro y democrático, totalmente integrado como miembro constructivo de las Américas y el mundo.

En la realidad globalizada e interconectada de hoy, ningún país puede esperar enfrentar los desafíos de la pobreza, las enfermedades, la degradación ambiental, el desarrollo económico y la seguridad por sí solo. La Embajada de los Estados Unidos en Nicaragua pretende ser un miembro aportador de nuestra comunidad.

De la misma manera en que los Rotarios reúnen a miembros para abordar temas como la salud materna, el alfabetismo o el agua potable, los Estados Unidos se está asociando con diferentes sectores en Nicaragua para enfrentar algunos de los problemas de desarrollo.

Enfocamos nuestros esfuerzos como socios, amigos y miembros de la comunidad de las Américas, siempre teniendo en mente nuestro respeto por la soberanía de Nicaragua y nuestro compromiso con la protección y seguridad de los  ciudadanos estadounidenses primero y ante todo.

No sería posible lograr solo la prosperidad, la seguridad o la democracia. Sino que es necesario lograr las tres. Todas están conectadas.

Permítanme empezar con la prosperidad. 

En el mundo de hoy,  la prosperidad depende de la colaboración.  Casi todos los artículos que utilizamos diariamente son producidos utilizando productos de todos los países del mundo.  Un simple lapicero BIC, por ejemplo, contiene 14 productos provenientes de 10 países. La prosperidad de Nicaragua y de los Estados Unidos depende de 1)  su participación en esas cadenas de valor, 2) de su contribución con nuestras ideas 3) y esfuerzos únicos en los mercados mundiales.

El Tratado de Libre Comercio con Centroamérica, CAFTA, ha sido una herramienta clave para integrar a Nicaragua a la comunidad económica mundial.  El comercio ha incrementado un 160  por ciento desde el 2007. En la actualidad, casi 120,000 nicaragüenses trabajan en Zonas Francas, ayudando a elaborar productos que son parte de una cadena global de suministros.

El Acuerdo ha ayudado también a estimular la inversión extranjera, fortaleciendo aún más los lazos económicos entre los Estados Unidos y Nicaragua. La Cámara de Comercio Americana estima que se ha dado empleo a más de 300,000 nicaragüenses gracias a la inversión de los Estados Unidos en el país. El 4 de febrero, los Estados Unidos se unió a otras 11 naciones para suscribir el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica.

El Presidente Obama ha pedido al Congreso aprobar este nuevo Acuerdo, que refleja una visión compartida del futuro del comercio y la inversión mundial, y que promueve un sistema basado en normas y regido por el mercado. El TPP es bueno tanto para los Estados Unidos como para América Latina. Incluye medidas que ayudarán a las mujeres a formar parte de la economía local y global. Brindará importantes beneficios económicos más allá de los 12 participantes,  y Nicaragua puede utilizar este período antes de que entre en vigencia para reducir barreras comerciales y ayudar a la pequeña empresa a integrarse a los mercados mundiales. Pero los acuerdos de libre comercio y los empleos que generan no son suficientes.

El impulso de la innovación, la productividad y la capacitación son fundamentales para ayudar a que Nicaragua juegue su valioso rol en un mundo económico integrado. Es por eso que continuamos colaborando con el gobierno, el sector privado, y las universidades para apoyar el emprendimiento y una red nacional de centros de desarrollo de pequeños negocios que ayude a dar capacitación y asesoría a miles de dueños de pequeños negocios en el país.

También estamos trabajando para mejorar la enseñanza y el aprendizaje del idioma inglés para ayudar a los nicaragüenses a competir por empleos bien remunerados en los mercados globalizados. Muchas de las compañías estadounidenses en Nicaragua también sirven como buenos vecinos implementando programas de creación de capacidad profesional a través de los cuales se entrena y se desarrollan las habilidades de los nicaragüenses.

El programa Tierra Fértil de Walmart está creando capacidad técnica entre los agricultores para que puedan vender sus productos a mejores precios y mejor calidad.  Cargill ha estado trabajando con centenares de agricultores locales para desarrollar la industria del sorgo del país.  Sinsa está ayudando a capacitar a la próxima generación de ingenieros y arquitectos  en el país con un entrenamiento interno en el centro laboral.

Aplaudimos estos esfuerzos y estamos trabajando de cerca con inversionistas y compañías estadounidenses para promover una buena gerencia y responsabilidad corporativa como miembros de la comunidad empresarial. No podemos olvidar a nuestros vecinos inmediatos si tenemos una visión global.

Nicaragua juega un papel crucial en Centroamérica y respaldamos los esfuerzos del país por conectarse con los mercados e infraestructuras regionales. Estamos concentrados en acelerar la integración eléctrica de la región.  La ampliación de la interconexión eléctrica incrementa el tamaño del mercado para la energía renovable, crea economías de escala que son atractivas para los inversionistas y facilita el comercio transfronterizo de electricidad. A cambio, esto crea competencia entre los productores de energía y permite un mayor suministro de energía estable a un costo menor en un amplio mercado.

En otro frente, el Banco Inter Americano de Desarrollo (IADB) está iniciando un proyecto de 25 millones de dólares para ampliar el acceso al ancho de banda de internet con el objetivo de conectar a más nicaragüenses y por lo tanto, al mundo.

El apoyo a estas conexiones a través de las fronteras crea un contacto de persona a persona que ayuda a difundir ideas, construir redes y apoyar a los emprendedores y a los pequeños negocios.

Actualmente, los negocios nicaragüenses con acceso a internet están utilizando 1) las Páginas Amarillas para establecerse en el mercado en línea, 2) Facebook para promover sus productos y conectarse con sus clientes 3) y WhatsApp  para tomar órdenes y administrar su logística. Con una inversión adicional en la infraestructura del ancho de banda, el uso del Internet solamente crecerá y los negocios nicaragüenses junto con él.

Un estudio reciente del Banco Mundial reporta que un aumento del 10 por ciento en la conectividad del ancho de banda conduce a 1 por ciento de crecimiento del PIB (Producto Interno Bruto) — una evidencia más de la importancia de las conexiones en la economía de hoy. Si bien los Estados Unidos está enfocado en fortalecer nuestra relación económica, continuaremos promoviendo prácticas de responsabilidad empresarial ambiental y social.

A  través de los 82 millones de dólares del programa de Cooperación Ambiental del CAFTA, los Estados Unidos está apoyando a sus socios del CAFTA cumplir sus compromisos por medio de asistencia financiera y técnica.

El Acuerdo Climático de París envió una poderosa  señal de que el mundo está firmemente comprometido con un futuro con bajos niveles de carbono.  Cada líder empresarial en cada país debe empezar a pensar en cómo manejar esta transición y lo más probable es que ya lo estén haciendo.

Nicaragua fue uno de los pocos países que no firmó el Acuerdo COP21, pero estamos seguros de que este Acuerdo impulsará la inversión y la innovación en energía limpia en otros países. Animamos a las empresas nicaragüenses a empezar a pensar, desde este momento, en cómo podrían adaptarse y mitigar los efectos del cambio climático.

El Próximo punto se refiere a la  Seguridad

La prosperidad  no sería  posible  sin protección y seguridad.  Nuestro mundo conectado presenta nuevas oportunidades, pero también amenazas. El gobierno de los Estados Unidos, está preparado para trabajar junto con Nicaragua para afrontar estas dificultades.  La propagación del Zika en toda la región es un ejemplo conmovedor.

Desde que Brasil reportó los primeros casos en la región en mayo, el virus se ha propagado a 21 países y territorios en las Américas, lo cual ha creado un significativo desafío para la  salud pública.

La semana pasada, un experto del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) estuvo en Nicaragua ayudando a crear capacidad y colaborando con colegas en toda la región para hacer frente al aumento de los casos de Zika.

Los Estados Unidos ha desarrollado un examen que puede confirmar los casos de Zika en la primera semana y continuamos colaborando con el sector privado y profesionales de la salud para desarrollar mejores métodos de detección y tratamiento para detener la propagación de esta enfermedad. De manera similar, continuamos trabajando muy de cerca con el Gobierno de Nicaragua para detener la trata de personas, y el tráfico de drogas y armas a través de las fronteras internacionales.

Al igual que un virus, el tráfico de mercancía ilícita causa daño a la gente en las comunidades y estamos trabajando con grupos locales y autoridades nacionales a cargo de la aplicación de la ley para dar capacitaciones, fortalecer la seguridad de la ciudadanía y crear alternativas para la juventud en riesgo.

La geografía de Nicaragua es bella, pero también presenta peligros únicos.  La erupción del volcán Momotombo en diciembre y los sismos de los últimos días, son un impresionante recordatorio de que vivimos en un país geológicamente activo y debemos tomar precauciones para estar preparados.

Estamos apoyando los esfuerzos del gobierno de Nicaragua para actualizar su red de evaluación de la actividad volcánica y financiar capacitaciones en vulcanología y sismología para los funcionarios nicaragüenses. Las agencias estadounidenses continúan colaborando muy de cerca con sus colegas nicaragüenses para asegurar que se mantenga una vigilancia permanente de la belleza natural de Nicaragua. Desafortunadamente, algunas tragedias ocurren y ocurrirán.

Pero es especialmente en estos momentos cuando la fuerza de la comunidad brilla en todo su esplendor.  Nos impactó y nos dio tristeza la volcadura del ferry entre la Pequeña Corn Island y la Gran Corn Island el mes pasado.

Dentro de 24 horas de la solicitud del gobierno de Nicaragua, un bote y un helicóptero de la guardia costera estadounidense, junto a otros helicópteros militares de los Estados Unidos se unieron a la operación de búsqueda y rescate. Los Estados Unidos da respuesta  a solicitudes de asistencia en tragedias como esta, porque eso es lo que hacen los vecinos en momentos de crisis.

El tercer punto es la Democracia

Las comunidades dinámicas comparten ideas y trabajan juntas.  Sus miembros pueden tener desacuerdos, pero todos tienen la libertad de expresar sus opiniones y vivir de acuerdo bajo las mismas reglas transparentes. Es por eso que la democracia es un componente tan necesario de nuestra comunidad en las Américas y de suma importancia para la prosperidad y la seguridad.

Reconocemos y respetamos que los Estados Unidos y Nicaragua pueden tener diferentes opiniones sobre asuntos de políticas. Pero el pueblo de Nicaragua y el pueblo de los Estados Unidos comparten un interés mutuo 1) por las democracias fuertes y sostenibles 2) con elecciones libres, justas y transparentes.

Los Estados Unidos continúa siendo un gran defensor de los derechos humanos universales en todo el mundo, esto incluye la libertad de expresión, libertad de prensa y libertad de asamblea.  Yo continúo siendo una fuerte proponente de estos valores y abordo estos temas de manera respetuosa con los líderes políticos en todo el país.

Finalmente, me gustaría dirigir mi atención hacia el futuro. Todos vivimos en un mundo que cambia rápidamente,  y nos encontramos a principios de la 4ta revolución industrial, con tecnología que traerá,  dentro de los próximos 10 años, enormes cambios a la economía global y a nuestras vidas diarias. Habrá  ganadores y perdedores en esta nueva revolución industrial, igual que los hubo en las revoluciones anteriores.

Nicaragua debe construir hoy una sociedad  que pueda competir en el mundo del futuro.  Este es un mundo en el cual el trabajo irá a la persona o lugar que los puedan realizar al más bajo costo y la más alta calidad. Robots reemplazarán a trabajadores en muchas industrias.

Imaginen un mundo en el cual habrá vehículos de auto-conducción, lo que significaría que no serían necesarios choferes de camiones y taxistas.  Inclusive, no serían necesarios los lotes de estacionamientos ya que los automóviles podrán dirigirse solos hacia sus casas. No necesitaremos fábricas de manufactura de ropa, porque podremos imprimir nuestras ropa del día utilizando nuestra impresora 3D (tri-dimensional) en casa.

Las enfermedades, como el cáncer, podrán ser tratadas con tratamientos genéticos, específicamente diseñados para atacar la raíz de la enfermedad por un nano robot, más pequeño que un grano de arena, inyectado a nuestro cuerpo.   Esta no es una visión del mundo en 100 años, este será el mundo en menos de 10 años.

¿Entonces,  que necesita hacer Nicaragua para preparase para este futuro que se aproxima mientras estoy hablando?

En su reciente libro, “Las Industrias del Futuro”, Alec Ross, un experto  mundialmente reconocido en innovaciones,  contesta la siguiente pregunta:  ¿“Que impulsa mucho del crecimiento en las ciudades líderes del mundo? Él dijo que “Resulta que comparten una cultura común de apertura…las ciudades que están avanzando en la economía global,  son aquellas que están más abiertas al mundo exterior”.

Ciudades que históricamente han sido abiertas al mundo se vinculan por una  cultura que da la bienvenida a personas de todos los rincones del globo y alienta el flujo libre de ideas y bienes, que a su vez, convierten estas ciudades en lugares atractivos para vivir y trabajar.

La combinación de una infraestructura de primer nivel, y una alta densidad de población, nos brinda  acceso a otras personas:  haciendo más fácil  comunicar, recopilar, e intercambiar .

La apertura económica hace lo mismo a nivel comercial, ayudando a deshacernos de la fricción que cuesta tiempo y dinero para lograr hacer negocios. La apertura política es una modalidad de aun más alta eficiencia, permitiendo que todos los miembros de una sociedad puedan congregarse, reunirse y expresarse sin la fricción de censura innecesaria o discriminación.

Estos grados crecientes de apertura, nos brindan un indicio de lo que tomara lograr un punto de apoyo en las industrias del futuro”. Lo que Alex Ross describe como los ingredientes clave para el futuro son los tres puntos  que discutimos el día de hoy:  Prosperidad, seguridad y democracia.

Gracias.