Lección Inaugural UNICIT

Mesa de honor

Palabras de la Embajadora, Laura F. Dogu
30 de marzo del 2017

Buenos días a todos.

Es un honor estar hoy aquí con ustedes para brindarles esta lección inaugural. Gracias a UNICIT por la invitación. Lo que ha UNICIT ha logrado a la fecha es realmente impresionante haber comenzado apenas en el año 1995 y contar en el presente con: 2,000 estudiantes 17 carreras de pregrado y la primera licenciatura en administración de empresas en el país ofrecida en línea. Mis sinceras felicitaciones.

A lo largo del mes de marzo, hemos estado celebrando la historia de la mujer y nos hemos desafiado a Ser Valientes ante el Cambio, un lema para el mes, que, en mi opinión, aplica a todos y todas. Hoy me gustaría dirigir este mismo mensaje tanto a las mujeres como a los hombres y, de hecho, ampliarlo.

Según el Foro Económico Mundial, la brecha de género a nivel mundial no se cerrará totalmente, sino hasta el año 2186. Es decir, hasta dentro de 169 años. Si tomamos un punto de referencia como ejemplo: hace 169 años la humanidad se encontraba en el año 1848. En ese entonces la primera bombilla eléctrica aún no había sido inventada. Esta fue inventada 30 años después, en el año 1878. En los últimos 169 años, la historia económica ha visto 3 rápidas revoluciones basadas en la creación de nuevas herramientas. La Primera Revolución Industrial utilizó agua, con motores y turbinas de vapor que hicieron funcionar las primeras máquinas de producción.

La Segunda Revolución Industrial, utilizó la electricidad para crear líneas de ensamblaje y producción en masa. La Tercera Revolución Industrial utilizó el chip de computadora para automatizar la producción. ¡Y ahora estamos viviendo en la Cuarta Revolución Industrial! ¿Pueden ustedes imaginarse los cambios que van a ocurrir en los próximos169 años? ¿Cuántas revoluciones mas vamos a tener? Sin embargo, en estas nuevas industrias del futuro como la – inteligencia artificial, la robótica, los vehículos autónomos y otras, las mujeres aún siguen poco representadas.

Un artículo reciente publicado en la revista The Atlantic, dice que más de la mitad de los estudiantes universitarios en los Estados Unidos son mujeres. Y el porcentaje de mujeres que se registraron en muchas de las áreas de Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas ha incrementado. Desafortunadamente, en los EE.UU el porcentaje de mujeres en las carreras de computación, informática y ciencias alcanzó su pico en el año 1984, con un registro de alrededor del 37 por ciento. Ese porcentaje se ha venido reduciendo y al día de hoy llega tan solo al 18 por ciento.

Sin mujeres al frente de las computadoras, laboratorios e instalaciones de ensayos. Es imposible construir un futuro más equitativo y próspero para todos, porque las ideas innovadoras del 50 por ciento de la población no pueden beneficiar al mundo. Sin distingo de género, color, raza o religión, todos debemos estar representados de manera justa al navegar en estas nuevas aguas. Consideremos por un momento los avances que se han logrado en el pasado reciente durante la Cuarta Revolución Industrial. La inversión en inteligencia artificial aumentó en 746 por ciento entre 2011 y 2015, es decir, en tan solo 5 años.  Hace un año en este mismo mes, una plataforma de inteligencia artificial venció por primera vez a un humano en un juego llamado “Go” que es un juego con más movimientos posibles que el total de átomos en el universo.

“Go” no solo requiere de estrategia, sino también de intuición y esto es lo que hace este avance tan importante. Esa plataforma, AlphaGo, logró lo que muchos en el campo de la inteligencia artificial pensaban se iba a lograr hasta dentro de 5 años. Watson de IBM es una súper computadora que combina la inteligencia artificial con un software analítico sofisticado que muchas empresas están utilizando para apoyar sus clientes en línea. Por ejemplo, recientemente tuve que contactar en línea a mi banco y usé un Chat para consultar sobre un problema. Y quien me contestó era solo Watson de IBM sin asistencia humana. También, hace siete meses Watson logró diagnosticar a un paciente con una forma rara de leucemia en tan solo 10 minutos. Los carros autónomos ya han viajado de costa a costa a través de los Estados Unidos sin ningún incidente.

Y recientemente, la Embajada de los Estados Unidos patrocinó a un grupo de empresarios nicaragüenses para que asistieran a una feria de construcción en Las Vegas, donde pudieron ver la primera excavadora en el mundo impresa en 3D.  Ahora también se pueden construir maquinarias de construcción de gran tamaño completamente desde una impresora! Mejor aún, se pueden imprimir casas y edificios enteros.  Con estos avances, el costo en mano de obra es casi irrelevante.  Con los avances en el aprendizaje de las computadoras y la inteligencia artificial, también el costo del trabajo cognitivo está bajando rápidamente.

De acuerdo con un artículo titulado El futuro del empleo de dos académicos de la Universidad de Oxford, el 47 por ciento de los puestos de trabajo probablemente caerán en la tecnología, incluyendo trabajos como contabilidad, trabajos en el área legal y muchos trabajos en el campo de la medicina. ¿Cómo ayudaremos a Nicaragua y su población a adaptarse y prosperar? Ustedes quizás puedan estar pensando que nada de esto ocurrirá tan pronto en Nicaragua.  Nicaragua es un país agrícola y con mano de obra barata.  Hoy en día, Nicaragua tiene la ventaja en el mercado.

Pero con tecnología como puede competir Nicaragua cuando el costo de la mano de obra no es relevante.  Todos los países, incluyendo Nicaragua, necesitan unirse a la Cuarta Revolución Industrial.  Si Nicaragua no se une, perderán la prosperidad futura. Me gustaría sugerirles tres principios clave a tomar en cuenta para ser audaces ante el cambio. 1) Primero, la innovación.  Innovación significa cambio, transformación, nuevas ideas, nuevas maneras de hacer negocios.

La innovación puede utilizar la nueva tecnología o recrear los viejos métodos o productos de una nueva forma.  El programa on-line de administración de negocios de UNICIT es un gran ejemplo de esto. Otro ejemplo es el trabajo que UNICIT está haciendo con nosotros al ser anfitriones del primer Campamento Masivo de Cursos Libres en Línea o MOOC. En donde los participantes que tomen un curso en línea gratuito se van a reunir una vez por semana para debatir sus ideas y profundizar su comprensión sobre las actividades del curso.  2) Segundo, el intercambio de información.

El éxito en esta nueva economía no viene de la acumulación, sino de compartir el conocimiento en todas partes para hacer nuevas conexiones y generar nuevas ideas. Los que facilitan la comunicación, la innovación y el intercambio de información son más fuertes y más sostenibles.  Al ampliar su red de banda ancha en el país, Nicaragua continúa mejorando el acceso a la información y proporcionando herramientas para una mayor innovación y colaboración. Por nuestra parte, en la Embajada estamos trabajando para conectarlos entre ustedes, y también con homólogos estadounidenses.  Esto lo hacemos a través de nuestros programas de intercambio como el programa Fulbright y la Iniciativa de Jóvenes Líderes de las Américas y los más de 4.000 ex alumnos de éstos y otros programas en Nicaragua. 3) La tercera clave es la sostenibilidad.  Anteriormente, nuestra idea del éxito era ser dueños de una casa grande o de un buen vehículo.  Y tanto las empresas como las políticas gubernamentales fueron estructuradas para lograr estos objetivos.

Pero este modelo no es sostenible hoy en día.  Hemos evolucionado a una economía basada en compartir en vez de comprar.  Nuestros recursos naturales son finitos y debemos tener cuidado en usarlos de manera responsable y sostenible.
Algunos ejemplos de una economía compartida incluyen a AirBnB en donde los propietarios rentan habitaciones o apartamentos a viajeros. También Uber, donde cualquiera puede usar su vehículo propio para llevar a pasajeros a su destino por una tarifa.

Para facilitar esta transición hacia una mayor colaboración, necesitamos un nuevo marco, nuevas “reglas del juego”.  Además, estas reglas deben ser desarrolladas de manera transparente, administradas de manera justa, y aplicadas de manera equitativa.

Estos son, por supuesto, sólo unos cuantos pensamientos que les comparto y que, espero, puedan servirles a todos aquí en UNICIT mientras piensan no solo en los retos, sino también en las oportunidades que se encuentran en el horizonte.

Para concluir, tanto esta lección inaugural como la celebración del mes de la Mujer, me gustaría desafiarlos una vez más, a partir de hoy, a Ser Valientes ante el Cambio.