Lanzamiento del Sitio Web Observatorio de Violencia Basada en Género

Discurso de la Embajadora Laura F. Dogu
Bluefields, 12 de enero de 2015

Es un honor para mí participar en el lanzamiento del sitio Web del Observatorio de Violencia Basada en Género, “Voces contra la Violencia”, y reunirme con un grupo tan comprometido, inspirador y diverso. La violencia contra las mujeres y las niñas traspasa todas las fronteras étnicas,  socioeconómicas y geográficas, y afecta tanto a Nicaragua como a los Estados Unidos y a todas las demás naciones del mundo.

Tal como hemos escuchado: La violencia basada en género es una violación a los derechos humanos, un problema de salud pública, y una barrera a la participación cívica, social, política y económica. Tiene muchas consecuencias adversas, para la salud física y mental, el acceso limitado a la educación, el aumento de los costos relacionados con los servicios médicos y legales, la reducción de la productividad en el hogar y lugar de trabajo, y disminución de los ingresos.

La violencia basada en género tiene muchas formas y puede ocurrir en cualquier momento de la vida de una mujer. Sus tipos pueden incluir feminicidios, el infanticidio femenino, el abuso sexual y psicológico, la discriminación, la trata sexual, trabajo forzado o no remunerado, la coerción sexual, el abandono de los derechos de acceso a la salud y la educación, la violencia doméstica y el maltrato de ancianos. Una mujer que vive con miedo y sufre agresiones, no puede llevar a cabo con éxito su papel como individuo, miembro de familia, colega o persona comprometida con su comunidad y sociedad.

Independientemente de donde suceda la violencia –ya sea en la intimidad de nuestros hogares o en lugares públicos– ésta nos daña a todos y, en consecuencia, su prevención debe involucrar tanto el liderazgo de mujeres como el de hombres. Promover la educación de los derechos de las mujeres y las niñas es fundamental en la prevención de la violencia.

Donde quiera que en una sociedad haya machismo –ya sea en los Estados Unidos o cualquier otro país–hombres y mujeres tienen que dejar a un lado lo que han aprendido sobre género en el pasado y reemplazarlo con un mensaje de igualdad y derechos humanos. La contribución de los hombres para poner fin a toda forma de violencia es esencial. Es por ello que el Presidente Obama lanzó recientemente la campaña “Depende de Nosotros”, un esfuerzo para evitar el asalto sexual en los campus universitarios de Estados Unidos.

En Chontales, Nicaragua, la organización no gubernamental “Asociación para el Progreso y Desarrollo Rural” (APRODER), con fondos del gobierno estadounidense, capacitó a líderes religiosos masculinos en derechos de las mujeres, quienes están haciendo una contribución valiosa para detener la violencia doméstica por medio de su prédica y dando el ejemplo a sus congregaciones.

APRODER también ha empoderado a las mujeres y proporcionado el apoyo necesario para denunciar estos crímenes y vivir una vida libre de violencia en sus hogares y comunidades. El sitio web “Voces contra la Violencia” presentará información para sensibilizar en el tema de la violencia basada en género en Nicaragua.

Con esta plataforma de Internet, el Centro de Estudios e Investigación de la Mujer Multiétnica (CEIMM-URACCAN) con apoyo de Católicas por el Derecho a Decidir, dará acceso a los datos nacionales para permitir el análisis de tendencias, ampliar el nivel de información, y promover la prevención de estos casos de violencia. Con el fin de asegurar buenos resultados de este esfuerzo, es importante que la información presentada sea fiable.

Esto requiere de una gestión rigurosa y permanente, del manejo de la información y de transparencia en la presentación de los métodos y criterios utilizados en su recolección y análisis. Esta es una responsabilidad importante, la cual estoy segura será abordada con gran cuidado. Felicitamos a CEIMM-URACCAN y sus colaboradores por su contribución para lograr  una sociedad más igualitaria y consciente de la violencia basada en género.

Gracias de nuevo por la inspiración que demuestran al unirse todos para contribuir a la defensa de los derechos de las mujeres y las niñas en Nicaragua. Tal como dijo mi colega Embajadora Cathy Russell, encargada de asuntos mundiales de la mujer en el Departamento de Estado, “Ser mujer en cualquier parte del mundo no debería tener que ser un acto de valentía”.

Gracias.