La Administración Nacional de Seguridad Nuclear del Departamento de Energía de Estados Unidos Brinda Capacitación a Funcionarios Nicaragüenses

Man and womanTres miembros de la Administración Nacional de Seguridad Nuclear del Departamento de Energía de Estados Unidos (NNSA) visitaron Managua del 13 al 17 de abril con el propósito de brindar entrenamiento a funcionarios del gobierno de Nicaragua en la localización, identificación, transporte y seguridad de fuentes radiactivas que podrían ser utilizadas en dispositivos de dispersión radiológica, o “bombas sucias”.  La delegación que estuvo en Nicaragua forma parte de la Oficina de Seguridad Radiológica que trabaja con más de cien países en la reducción y protección de materiales nucleares y radiológicos vulnerables localizados en áreas civiles alrededor del mundo.

Men checking bottom of shoes.Un total de veinticuatro miembros de diversas instituciones de gobierno, incluyendo personal de la Comisión Nacional de Energía Atómica de Nicaragua (CONEA), del Ministerio de Salud (MINSA), la Dirección General de Aduanas, la Policía Nacional y Protección Ambiental, participaron en el entrenamiento.  Los participantes recibieron capacitación de los instructores de búsqueda y seguridad e instrucciones prácticas con equipos de detección de radiaciones.  El último día del entrenamiento los participantes también realizaron ejercicios de búsqueda en interiores y exteriores.  Además de brindar la capacitación de una semana de duración, el equipo de la NNSA donó US$100,000 en equipos de detección de radiaciones y brindó acceso a un programa en línea diseñado para el uso y entrenamiento continuo de las autoridades nicaragüenses.

Cada año, cientos de fuentes quedan en desuso.  La Oficina de Seguridad Radiológica de Estados Unidos ha estado trabajando con la CONEA por varios años para garantizar la seguridad de fuentes de alta actividad radiactiva y brindar apoyo en materia de regulación y capacitación a fin de asegurar su conformidad con las regulaciones internacionales y mejores prácticas.  El objetivo del programa es apoyar a países como Nicaragua en el desarrollo de capacidades locales para la búsqueda y el resguardo de materiales radiactivos que podrían representar un riesgo a la seguridad y la salud pública.