Ceremonia de Clausura del Proyecto “Aplicando la Ciencia para Fortalecer y Mejorar los Sistemas de Salud” (ASSIST)

Discurso de la Embajadora Laura F. Dogu
Managua, 7 de octubre del 2016

Buenos días.

Es un honor acompañarles en esta ceremonia de clausura del Proyecto “Aplicando la Ciencia para Fortalecer y Mejorar los Sistemas de Salud” de USAID, conocido como ASSIST. Desde 1998, USAID es un donante principal en asistencia al VIH en Centroamérica, colaborando estrechamente con los Gobiernos, el sector privado, las universidades y las ONGs. USAID ha invertido aproximadamente $25 millones de dólares en la prevención del VIH en Nicaragua.

El Plan de Emergencia del Presidente de los Estados Unidos para el Alivio del Sida (PEPFAR), ha apoyado a más de 30 países para enfrentar esta epidemia. Globalmente, hemos avanzado mucho, reduciendo las nuevas infecciones, y las muertes relacionadas al Sida e incrementando el número de personas con acceso a tratamiento anti-retroviral. Hace dos años, los gobiernos del mundo  acordaron las metas 90-90-90, para que en el año 2020, un 90% de personas positivas conozcan su diagnóstico, que un 90% de los diagnosticados puedan acceder al tratamiento y que un 90% de los pacientes tratados posean una carga viral indetectable.

El año pasado, la Organización Mundial de la Salud recomendó que todo caso diagnosticado reciba tratamiento. Sin embargo, una gran proporción de personas afectadas todavía no tienen acceso al mismo. Aún con estos avances, la tarea pendiente en todo el mundo, es garantizar la protección de los derechos humanos de las poblaciones afectadas, ya que el estigma y la discriminación impiden el acceso a los servicios de salud. En este sentido, la Coordinadora Mundial de los Estados Unidos para el Sida, afirma que “la protección de los derechos humanos es la base para alcanzar la meta mundial de terminar con la epidemia para el 2030”.

Nicaragua ha avanzado en esta dirección al aprobar la Ley 820, que garantiza la atención integral a las personas con VIH. Asimismo, cuenta con un plan estratégico nacional que coordina los esfuerzos de todos los actores para enfrentar la epidemia. USAID contribuye a ese esfuerzo nacional con sus diferentes proyectos. Específicamente, ASSIST facilitó la actualización del tema de VIH en la formación de recursos en las carreras de salud. Incrementó los conocimientos de profesores y estudiantes, redujo el estigma y la discriminación, e incorporó el enfoque de género y la gestión de calidad en los servicios.

Solo cuando las personas que viven con VIH tengan acceso a servicios de salud de calidad, sin miedo al estigma y la discriminación, podrán cumplir con el tratamiento, alcanzar la supresión del virus en su organismo e interrumpir la trasmisión de la enfermedad. Los resultados logrados con ASSIST son visibles. Como ejemplo, conocemos el testimonio de un médico graduado de la universidad BICU de Bluefields, quien ahora labora en un centro de salud, atiende a las personas positivas y capacita a otros para reducir el estigma y discriminación. Por otra parte, las ONGs que atienden a poblaciones clave son actores importantes en la respuesta nacional.

ASSIST fortaleció estas organizaciones, para mejorar la calidad, y el acceso a los servicios comunitarios que ofrecen. Dado el gran éxito alcanzado en Nicaragua, otros países de Centroamérica se beneficiarán de las buenas prácticas desarrolladas. Quiero expresar mi reconocimiento a las universidades y ONGs por el impacto alcanzado. Ahora ambos sectores tienen el compromiso de continuar mejorando su aprendizaje y de compartir lo aprendido con otros actores del país y de la región. Quiero también agradecer al equipo técnico del proyecto y al Vicepresidente de URC, Dr. Rashad Massoud, por el excelente desempeño que ASSIST ha tenido en el país.

Gracias.