Asamblea del Club de Leones

Palabras de la Embajadora de los Estados Unidos, Laura F. Dogu
Managua, 3 de Septiembre 2016

Estoy muy feliz de estar aquí hoy.  Es un honor estar junto a personas que trabajan mano a mano con aquellos que necesitan ayuda.

He estado en Nicaragua desde hace casi un año, y estoy disfrutando el trabajo y la vida en este hermoso país.  Una cosa que hace que mi trabajo sea satisfactorio son los fuertes vínculos entre nuestros países.  Hay casi 400,000 nicaragüenses viviendo en los Estados Unidos, entre ellos estrellas del deporte, artistas, profesionales de todas las áreas y empresarios exitosos.  Al mismo tiempo, muchos ciudadanos de EE. UU. visitan, viven y trabajan en Nicaragua.

El año pasado, casi un cuarto de millón de ciudadanos estadounidenses visitaron o vivieron en Nicaragua.  Muchos de los ciudadanos de EE. UU. que he conocido aquí trabajan estrechamente con socios nicaragüenses para desarrollar oportunidades de salud, educación y económicas.  Estoy muy impresionada con el trabajo de estos grupos, y las asociaciones representadas aquí – Hermanamiento Wisconsin-Nicaragua, Club de Leones y Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Nicaragua están entre los mejores que he visto.

La donación que estamos celebrando hoy es una demostración importante de la solidaridad entre Nicaragua y los Estados Unidos.  Hoy quiero hablarles sobre los antecedentes del Programa Denton, el programa que hizo posible la entrega de esta donación y otras como ésta.  El Programa Denton es un programa del gobierno de los EE. UU., que transfiere carga humanitaria donada por ONGs con sede en EE.UU., a países que la necesitan.  El programa lleva el nombre del Senador Jeremiah Denton, un almirante retirado que vio la oportunidad de aprovechar vuelos militares y personal con fines humanitarios.  El programa ha transportado xx vehículos, suministros médicos, equipo agrícola, alimentos, ropa y suministros educativos desde que inició en 1985.  De no existir este programa, transportar estos vehículos de gran tamaño y otras donaciones hubiese sido mucho más difícil, mucho más costoso, y posiblemente no habría ocurrido en lo absoluto.  En Nicaragua, el programa de vuelo de Denton ha facilitado las donaciones de 33 camiones de bomberos y 28 ambulancias desde 1999.  He tenido la oportunidad de presenciar el aterrizaje de varios de estos inmensos aviones llenos de vehículos y equipos de rescate.

Una de las partes más impresionantes de estas donaciones es que el equipo no es donado por un gobierno, sino que se adquiere mediante los esfuerzos de recaudación de fondos realizados a diario por ciudadanos y organizaciones estadounidenses. Y el trabajo del Hermanamiento Wisconsin-Nicaragua en cooperación con el Club de Leones es un brillante ejemplo de cómo estas relaciones pueden beneficiar a las comunidades.  La donación de camiones de bomberos que estamos conmemorando hoy son un reflejo de la generosidad, dedicación e ingenio de la alianza formada por estas organizaciones – esto incluye donaciones de ambulancias y camiones de bomberos, útiles escolares, anteojos y mucho más que estoy seguro usted conoce mejor que yo.

La donación de estos camiones de bomberos no podría ser más oportuna.  El incendio en la refinería de Puerto Sandino fue un recordatorio para nosotros de que los incendios son desastres que requieren equipos especiales y capacitación especial, y eso puede suceder en cualquier momento.  Al final, el incendio de la refinería requirió expertos especializados, pero fueron los bomberos voluntarios quienes fueron los primeros en el terreno, quienes ayudaron a contener el fuego y mantuvieron a las personas en las áreas circundantes a salvo.  Pero este incendio fue un caso aislado..  El trabajo que ustedes realizan en la lucha contra los incendios al borde de las carreteras, en los hogares y negocios de las personas nos mantienen seguros día tras día, y felicitarlos por su arduo trabajo.

Para concluir es un honor para mí estar aquí para ayudar a celebrar sus logros.  Es inspirador ver el impacto que trabajando juntos – los estadounidenses y nicaragüense – produce al unir sus esfuerzos brindando su tiempo, su experiencia y también sus fondos para ayudar a mejorar sus vidas.  El trabajo que realizan repercute, no solo en las personas y familias beneficiadas directamente por sus esfuerzos, sino también en la relación general entre nuestros dos países.

Como Embajadora de Estados Unidos en Nicaragua, me enorgullece asociarme con esta organización y representar a los ciudadanos estadounidenses que ayudan a los nicaragüenses.

# # #