Almuerzo de Acción de Gracias con Periodistas

Palabras de la Embajadora de los Estados Unidos, Laura F. Dogu
18 de noviembre del 2015

Bienvenidos a mi casa para el almuerzo a celebrar al día de acción de gracias. Es un honor para mi tenerles aquí con nosotros.

Como he dicho anteriormente, espero tener una comunicación abierta y frecuente con los medios de comunicación durante mi permanencia en este país como Embajadora. Esta es una oportunidad que tengo para darles las gracias a todos ustedes por el arduo trabajo que hacen. Ser un buen periodista es un trabajo difícil en cualquier país. Trabajan largas horas y hacen muchos sacrificios en el esfuerzo de proveer buena información. Como ustedes saben, el acceso a la información es una parte fundamental para el funcionamiento de la democracia. Como Embajada, estamos dedicados en ayudar a promover un periodismo seguro y profesional.

A través de nuestra cooperación con PCI en el Proyecto Posibilidades (Paz, Oportunidad y Seguridad), este año hemos entrenado a 100 periodistas en comunicación, periodismo, seguridad ciudadana, crimen organizado, violencia y problemas de tenencia de tierra y en el tráfico de madera (45 de ellos de Managua y 55 de la Región Autónoma del Caribe Norte). Este entrenamiento ayuda a mejorar la forma de reportear y transmitir la información temas sensibles.

También brindamos clases de inglés a periodistas en toda Nicaragua. 72 periodistas han participado en el entrenamiento de dos años que hemos patrocinado junto a nuestro socio el CCNN en Managua, Estelí, Chinandega, León y Matagalpa.

USAID está trabajando con socios locales para promover la igualdad del periodismo en general, en particular en las áreas de compromiso y marketing digital.

Ahora quisiera contarles la historia del Día de Acción de Gracias en mi país. El Día de Acción de Gracias en los Estados Unidos es un tiempo para reunirse con la familia y los amigos, compartir una comida tradicional y expresar gratitud por las buenas cosas de la vida.

La Acción de Gracias comenzó con una celebración de la cosecha de tres días realizada en 1621 en lo que hoy es Massachusetts. Indios Wampanoag locales enseñaron a los colonos ingleses cómo sobrevivir mediante los cultivos nativos, la caza y la pesca. Los colonos invitaron a los Indios para darse un festín de pavos salvajes, patos, gansos, pescados y mariscos, maíz, vegetales verdes y frutas secas. Los Indios llevaron carne de venado. Esta Celebración aún gira alrededor de comida nativa de las Américas: pavo, salsa de arándano y puré de papas, con rebanadas de pastel de calabazas para el postre.

Pero cada región de los Estados Unidos tiene variaciones locales en la comida tradicional. En el Nordeste, un pavo podría ser glaseado con jarabe de arce de Vermont y el relleno de pan elaborado con castañas. Los residentes de Baltimore sirven chucrut, y algunos en el Sur hacen el relleno de pan de maíz con las ostras y sirven batatas confitadas con malvaviscos tostados.

Chefs del suroeste podrían servir pavo frotado en pasta de chile ancho y comino. En muchas ciudades de Estados Unidos, voluntarios preparan y sirven la cena a los indigentes. Iglesias, mezquitas, templos y otros centros religiosos adoptan celebraciones interreligiosas. Distinto a otros días festivos estadounidenses, el Día de Acción de Gracias no está atado a una sola tradición religiosa, lo que hace más fácil para las personas de diferente fe, celebrar juntos.

En la actualidad, muchas familias se reúnen este día para comer en grandes cantidades y disfrutar de partido de futbol americano.

Gracias por acompañarnos el día de hoy.
Ahora, disfrutar de la comida de acción de gracias.